blog

¿Cómo explicar Halloween a los niños?

Explicar Halloween a los niños suele ser un pequeño gran dilema para los padres a algunos les molesta que se disfracen, vayan por el vecindario pidiendo dulces, estos algunos suelen ser muy cristianos (ejem,ejem) y al resto nos parece bien que los más pequeños de la casa se lo pasen como son: Niños.

Nos guste o no, viviendo en los Estados Unidos, Ámerica en General o parte de Europa durante el mes de octubre, estamos inundados de comercialismo centrado en Halloween. Disfraces, bolsas de dulces, parches de calabazas, decoraciones temáticas de terror y no tan aterradores, casas embrujadas e imágenes de películas de terror nos rodean durante todo el mes de octubre. ¿Cómo nos acercamos a esta tema difícil (excusa el juego de palabras) con nuestros hijos? 

Historia de Halloween

 

Resultado de imagen de Halloween
Echemos un vistazo a un poco de historia de Halloween antes de hacer ese juicio. Primero, Halloween es verdaderamente una contracción del término “Hallow’s Eve”, que es la noche antes del Día de Todos los Santos, 1 de noviembre.

Todos los Santos fue un día de fiesta, originalmente celebrado en la iglesia primitiva el 13 de mayo de 609, donde los santos que habían ido al Cielo antes que nosotros fueron recordados y celebrados en la Misa.

En 835, el papa Gregorio IV decidió mover la fiesta hasta el 31 de octubre, para coincidir con la celebración pagana de Samhain, típicamente asociada con los druidas ‘ festivales de cosecha. (En los primeros días de la iglesia, hubo un esfuerzo concertado para asimilar las fiestas paganas a la celebración de las fiestas cristianas).

Muchos rituales asociados con el Día de Todos los Santos tienen sus raíces en la celebración Celta Samhain. Samhain fue un momento en el que se creía que la puerta del “otro mundo” se abría lo suficiente como para permitir que las almas de los muertos y otros espíritus ingresaran a la tierra de los vivos.

Se pensaba que las almas de los muertos asistían a las fiestas de Samhain. La gente usaba disfraces para esconder sus verdaderas identidades de los espíritus malignos presentes. En algunos lugares, los niños iban de puerta en puerta, recogiendo comida para la celebración o como combustible para las hogueras. Las linternas estaban hechas de nabos, que estaban talladas con caras para proteger a los espíritus malignos y proporcionarles luz.

Muchos de estos símbolos fueron adoptados en nuestra celebración actual de Halloween. Por ejemplo, el uso de calabazas talladas en lugar de nabos se convirtió en una práctica común en el siglo XIX. Vestirse con disfraces se hizo popular en la década de 1930. Según la mayoría de los estudiosos, el truco o trato no se popularizó en los Estados Unidos hasta la década de 1930 o 40.

Día de la Reforma de Halloween 

Mientras que la celebración del Día de Todos los Santos o All Hallow’s Ever puede no haber sido practicada entre algunos protestantes, muchos celebraron el Día de la Reforma el 31 de octubre de 1617. 

En el siglo XVIII, el bicentenario de la Reforma, su observancia se había convertido en norma en las iglesias luteranas y en muchas otras religiones protestantes. 

Hoy, la mayoría de las iglesias luteranas celebran el Día de la Reforma el domingo anterior al 31 de octubre, y algunos protestantes celebran el Día de Todos los Santos el 1 de noviembre.

Hay quienes en el ocultismo afirman que Halloween es su “año nuevo”. Y no es un secreto que hay muchas historias sobre Halloween asociado con la adoración del diablo. 

Pero si queremos hablarles a nuestros hijos sobre la historia de Halloween, puede ser importante que les digan la verdad y la verdad es que el cristianismo baso sus bases ideologicas en la destrucción de las culturas previas a la propia existencia del cristianismo. 

Fuentes: 
MacCulloch, Diarmaid. La reformacion. A History (Nueva York, NY; Penguin, 2003) 
Rogers, Nicholas. Halloween: del ritual pagano a la fiesta nocturna (Nueva York, NY: Oxford University Press, 2006) 
Skal, David J. La muerte se toma unas vacaciones: una historia cultural de Halloween (Nueva York, NY: Bloomsbury, 2002) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar